El Banco de España ha roto este lunes su silencio respecto a lo que le puede deparar a la economía española este año y también la siguiente. Dada la situación, en este caso el organismo que gobierna Pablo Hernández de Cos ha optado por establecer varios escenarios para la economía. Concretamente, ha presentado dos: uno basado en la interrupción de la oferta (cierre de determinados sectores en determinados plazos), y otro siguiendo el modelo con el que habitualmente calcula sus estimaciones económicas.

El peor escenario económico  para 2020 se obtiene en el primero de los casos, cuando contempla que al cierre de este ejercicio algunos sectores, como el ocio o la hostelería no hayan reabierto al completo y que el confinamiento pueda prolongarse durante 12 semanas (3 meses). En ese caso, la contracción económica podría llegar hasta el 13,6%; una posibilidad que ha dejado abierta en los últimos días el gobierno.

Por el contrario, la institución calcula que si se recupera la actividad en 2 meses (8 semanas) el impacto económico sería mucho menor, ya que se limitaría a un 6,6%. El golpe económico también sería menor si, tras dos meses de confinamiento, la actividad económica se hubiera recuperado en el cuarto trimestre: en ese caso la contracción económica se limitaría al 8,7%.

Siguiendo el modelo habitual con el que el Banco de España calcula sus previsiones, la caída de la economía española quedaría comprendida entre el 6,8 y el 12,4%. La última estimación trabaja sobre la hipótesis qde que el confinamiento se prolongara 12 semanas (3 meses) en vez de los dos que por ahora, si no existe una sorpresa en el Congreso, están casi confirmados. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, adelantó este fin de semana que pedirá apoyo a los grupos políticos para extenderlo hasta el 9 de mayo, lo que justo supondría dos meses.

Para el Banco de España, una de las claves que determinará el golpe final en este segundo escenario, es la capacidad que tengan las empresas para sobrevivir. De hecho, incluso prolongando dos meses el confinamiento, la institución liga un escenario intermedio, que augura un descenso económico del 9,5%, a que “una cierta proporción de empresas no logran evitar que las dificultades de liquidez se transformen en problemas de solvencia”, apunta en su análisis.

La crisis del PIB también tendrá efectos en el déficit y en el endeudamiento. “Según los distintos escenarios considerados, el déficit público de 2020 podría situarse en una horquilla comprendida, aproximadamente, entre el –7% y el –11% del PIB. Por su parte, la deuda pública se situaría este año en niveles comprendidos entre el 110% y más del 120% del PIB aproximadamente”, explica en su informe.

Fuerte recuperación para 2021

A pesar del escenario devastador que dibuja el Banco de España, también adelanta que una parte del golpe se recuperará el año que viene. Para 2021, no obstante, solo ofrece previsiones en el segundo escenario (el que no incluye una apertura parcial por sectores, retrasando la apertura de algunos, como la hostelería el año que viene).

En concreto, calcula que si el confinamiento se prolonga dos meses y las medidas puestas en marcha consiguen evitar la pérdida duradera de puestos de trabajo y que las empresas incurran en procesos de insolvencia, la economía repuntaría un 5,5% tras caer un 6,8% en 2020.

En el caso de que el cierre se prolongue dos meses, pero los sistemas de protección no eviten la quiebra de compañías, España crecería un 6,1% tras caer un 9,5% este año. Con un confinamiento de hasta 3 meses, que supondría una contracción económica del 12,4%, la economía española crecería un 8,5% el próximo ejercicio.

Total Page Visits: 164 - Today Page Visits: 1

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat