El riesgo y la rentabilidad son los principales ingredientes del mundo de las inversiones. 

Siempre tienes que comparar la rentabilidad esperada con el riesgo.

A medida que el riesgo aumenta, lo hace también el potencial de rentabilidad (para compensar la mayor incertidumbre).

El ratio riesgo/rentabilidad es clave a lo hora de invertir…

En su conjunto, los mercados de valores americanos, durante el periodo comprendido entre 1934 y el año 2000, promediaron las siguientes rentabilidades y niveles de riesgo:

  • Acciones – 10,3% anual de rentabilidad con un riesgo del 20,6%
  • Acciones de baja capitalización – 12,2% y 35%
  • Bono de largo plazo – 5,5% y 8,5%
  • Letras del Tesoro (T-Bills) – 3,7% y 3,3%

Con estos datos es posible entender la relación riesgo/rentabilidad que tiene cada familia de activos.

Dicho esto, hablamos de la media, no de un caso en particular.

¿Inversión o Especulación?

La inversión se puede diferenciar de la especulación por el marco temporal adoptado y el nivel de riesgo asumido por el inversor. La inversión se realiza generalmente a través de una cartera diversificada de activos para el medio y largo plazo, mientras que la especulación se basa en sacar provecho de los movimientos de precios a corto plazo
de valores o activos individuales.

Tu obligación como inversor es evaluar cada posible inversión por separado.

Conclusión, rentabilidades elevadas siempre van de la mano de altos niveles de riesgo, aunque a primera vista, sea complicado determinarlos, eso no significa que no estén ahí.

Aquí tienes una infografía muy chula con los principales instrumentos de inversión disponibles y sus respectivos niveles de rentabilidad y riesgo, de mayor a menor.

[sg_popup id=”986″ event=”click”][/sg_popup]
Total Page Visits: 163 - Today Page Visits: 1

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat