#3. Inversor pasivo vs inversor activo

En el libro, se describen dos tipos de inversores: el inversor pasivo (o defensivo) y el inversor activo (agresivo o emprendedor).

Los inversores pasivos son los que se centran en evitar pérdidas o errores graves. No quieren dedicar mucho tiempo a seleccionar activos y procuran equivocarse lo menos posible.

Por el contrario, los inversores activos dedican mucho tiempo y cuidado a buscar las mejores opciones donde invertir para tener un buen rendimiento. Según Graham, si son pacientes y se esfuerzan, pueden llegar a tener beneficios superiores al mercado. 

A lo largo del libro, Benjamin Graham explica qué opciones son mejores para cada tipo de inversor, pues obviamente no invertirá de la misma manera un inversor defensivo que un inversor agresivo.

#4. La importancia de conocer el mercado de valores

El mercado de valores es imprevisible. Está en constante movimiento entre el pesimismo y el optimismo.

Por lo tanto, Graham afirma que es esencial conocer las fases del mercado para poder invertir con tranquilidad.

El autor explica el comportamiento del mercado de valores a través de la figura de Mr. Market, un personaje maníaco-depresivo con cambios de humor constantes.

Cuando Mr. Market está de buen humor y es muy optimista, quiere vender acciones a un precio muy elevado.

Por el contrario, cuando Mr. Market se siente triste y pesimista, las vende por debajo de su valor.

Graham explica que el inversor inteligente sabe beneficiarse de los cambios de humor de Mr. Market y compra acciones cuando está pesimista y las vende cuando está optimista.

El autor también recomienda no vender las acciones ante la menor señal de crisis, pues el mercado siempre se recupera.

#5. Margen de seguridad

Como vimos anteriormente, Benjamin Graham dice que es preferible intentar aprovecharse de los errores de la bolsa de valores en vez de tratar de adivinar sus movimientos. 

Aunque es inevitable perder dinero al invertir en acciones, el inversor inteligente debe asegurarse de que esa pérdida no sea excesivamente importante. Es precisamente por eso que únicamente recomienda invertir si hay un margen de seguridad suficiente.

El margen de seguridad es la diferencia que hay entre el precio de mercado de la acción y su valor intrínseco.

Es decir, al comprar acciones que están infravaloradas, te aseguras de no perder mucho dinero. Cuánto más barata sea una acción, mayor es el margen de seguridad que consigues. De esa forma, te proteges de las fluctuaciones de la bolsa y de posibles errores que puedas cometer.

[sg_popup id=”986″ event=”click”][/sg_popup]
Total Page Visits: 113 - Today Page Visits: 1

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat